Como es una mutación que no se había visto, la gravedad de la Influenza AH1N1 varía de persona a persona. Quien debe decidir cuál es el mejor tratamiento es un médico.

Hasta el momento, los especialistas y la Organización Mundial de la Salud, OMS, han recomendado dos tipos de antivirales para enfrentar la enfermedad:

1) Amantadina y rimantadina

2) Inhibidores de la neuraminidasa (oseltamivir y zanamivir).

Sin embargo, muchos de los casos reportados con la influenza no tuvieron que usar estas medicinas, ni recurrieron a los médicos y centros de salud.

La OMS recomienda el uso de oseltamivir o zanamivir para tratar y prevenir la enfermedad. Pero, según los especialistas, el virus se puede volver resistente a los medicamentos formulados y, a pesar del consumo, la mejoría puede ser muy poca.

Es importante resaltar que el zanamivir no está recomendado para niños menores de 6 años.

Según los especialistas, la efectividad de los antivirales recetados se reduce con el paso de los días. Su eficacia es casi del 100 por ciento en los primeros dos días, disminuye a partir del tercero y ya en el quinto no tiene grandes efectos. Por esta razón es fundamental comenzar a tratar la enfermedad a tiempo.

Además de los medicamentos, los especialistas recomiendan algunos cuidados caseros como: no consumir alimentos altos en grasa y condimentados, evitar los lácteos (leche, yogurt, quesos), tomar muchos líquidos, y, lo más importante, no automedicarse.